Publicado: 26 de Junio de 2017

Según recoge el periódico El País, el periodista Lars Mytting cuenta en “El libro de la madera” (Alfaguara) porqué un método de calefacción prehistórico como la leña puede y debe compartir espacio en la actualidad con inventos como Internet.

Noruega es un país petrolífero, a pesar de ello el bosque ocupa un tercio de su extensión. Un 25% de los hogares noruegos y suecos recurren a la combustión de la madera para su confort. La mitad de esa leña la cortan los propios usuarios.

Uno de los motivos por los que Mytting aboga por este sistema es el colapso en la red eléctrica que se produce cuando bajan muchísimo las temperaturas (30 grados bajo cero) y hace que la electricidad suba de precio,

Con la leña, en cambio, es el usuario quien la gestiona. Puede comprarla verde y secarla para abastecer calor para el invierno. Además es renovable, no como otros sistemas y debe renovarse puesto que, tal y como apunta este autor, un árbol absorbe CO2 mientras crece, no obstante en algún momento extrae, de nuevo, ese gas. La emisión de CO2 que produciría la muerte y putrefacción de un árbol en un bosque sería la misma que genera su quema en una estufa. 

Rejuvenecer el bosque es acrecentar la captura de CO2.

Finalmente, en su libro recuerda que la mala combustión de la madera puede contaminar en igual medida que el tráfico en un centro urbano.